"Viaja a donde la ilusión te lleve"

MONASTERIO DE SUSO - SAN MILLÁN DE LA COGOLLA - La Rioja


 



 En uno de los paisajes más bellos de La Rioja, en  un valle rodeado de bosques de rebollo y pinares se encuentra San Millán de la Cogolla, municipio de la Rioja que guarda uno de los mejores conjuntos monumentales de España, los Monasterios de Suso y Yuso, cuna del castellano, declarados por la UNESCO  Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1997.




Monasterio de Suso

















   El Monasterio de Suso es el origen del conjunto monacal.









   Fue fundado en el siglo V por el eremita Millán, pastor, nacido en Berceo. Millán se retira a una cueva de Suso  para llevar una vida de soledad y penitencia. En torno a San Millán se va formando una comunidad de hermanos y hermanas, germen del Monasterio de San Millán de la Cogolla.


 El año 574 muere San Millán y es enterrado en Suso. A partir de entonces  la cueva  de Suso se convierte en ermita; más tarde, alrededor del sepulcro de San Millán se levanta un cenobio visigodo, formado por varias cuevas excavadas en la roca que acogen a una comunidad de monjes presidida por un abad.

   Hoy día el antiquísimo Monasterio de Suso conserva elementos visigóticos, mozárabes y prerrománicos, predominando el mozárabe, del siglo X.
Atrio - Sarcófagos de los Siete Infantes de Lara

   En el atrio se encuentran los sarcófagos de los siete infantes de Lara: Cuenta la leyenda, que estos siete hermanos, hijos del noble Gonzalo Gustioz, fueron capturados por los musulmanes en una emboscada preparada por Ruy Velasco, y llevados a Córdoba, donde posteriormente fueron decapitados. Los restos de los siete hermanos fueron trasladados a Castilla y depositados en el Monasterio de Suso, por lo que a este monasterio se le conoció también, como Panteón de los siete héroes castellanos.


Arco de herradura, acceso al templo


Interior del Templo
   La leyenda fue refrendada en el año 1600, cuando el abad del monasterio de Suso procedió a la apertura notarial de los sarcófagos a fin de certificar su autenticidad y zanjar la controversia con el abad del monasterio de San Pedro de Arlanza, que ostentaba conservar la sepultura de los siete infantes de Lara. Una vez abierto los sarcófagos, la aparición de los cadáveres descabezados, zanjaron la controversia entre los abades, y fue la prueba fehaciente que legitimó la certeza de la leyenda.
Detalle columnas del arco de herradura




   Años más tarde, en 1569, aparecieron las cabezas de los siete infantes castellanos cubiertas con un lienzo en el interior de un arca en una iglesia de Salas, hoy día, se conservan en la Iglesia de Santa María de esa localidad.



Cenotafio de San Millán











   Desde el atrio un arco de herradura da paso al templo. Éste está dividido en dos naves  por tres arcos de idéntica traza. 

   
Oratorio de San Millán y Cenotafio
Oratorio de San Millán - Altar




En el interior del templo, una de las cuevas denominada Oratorio de San  Millán, alberga el cenotafio  del santo, una excepcional escultura yacente románica de San Millán, realizada en alabastro.



   En esta misma cueva hay una oquedad artificial que hacía las veces de altar para San Millán. Algunos autores le consideran el altar más antiguo de España.






   En el monasterio de Suso vivió Gonzalo de Berceo, nacido en el pueblo cercano de Berceo, primer poeta en lengua castellana, representante del llamado “mester de clerecía”, autor de numerosas obras entre las que destaca “Milagros de Nuestra Señora” y “Vida de San Millán”.





Música: Parce mihi domine. Cristobal MORALES