"Viaja a donde la ilusión te lleve"

PANCORBO - Burgos

   

   Entre las infranqueables paredes rocosas de los Montes Obarenes se encuentra la pequeña villa de Pancorbo, escalonando sus típicas casas pancorbinas a lo largo del estrecho desfiladero horadado por el río Oroncillo.
















   Este espectacular desfiladero ha sido siempre uno de los pasos obligados en la comunicación natural entre las tierras del norte y el interior de la península, por lo que a Pancorbo se le conoce con el sobrenombre de “Puerta de Castilla”.





   Ya en la época romana, por este desfiladero pasaba la vía romana denominada Vía de Aquitania, también conocida como la calzada de Bayona, que unía las tierras de las Galias y de Hispania. En el siglo X esta calzada era utilizada como una de las vías secundarias del camino de peregrinación a Santiago.



   Las primeras referencias escritas de la pequeña villa de Pancorbo se remontan al año 883, aparecen en el Cronicón Albeldense con el nombre de “Pontecorbum”.










   La estratégica ubicación de Pancorbo,  en uno de los pasos accesibles de los Montes Obarenes, ha marcado su historia a lo largo de los siglos, siendo testigo de numerosas contiendas por el control del angosto desfiladero. 






Soportales en Calle Real





   Así sufrió las consecuencias de las guerras de la Independencia, las guerras Carlistas  y la Guerra Civil, que provocaron graves destrozos, entre ellos la devastación del fuerte de Santa Engracia y el incendio del castillo de Santa Marta.












   Hoy día Pancorbo conserva parte del antiguo trazado medieval con estrechas y empinadas calles, en las que se pueden ver las populares casas pancorbinas con entramados de madera y yeso, y los típicos soportales de la calle Real que se apean en pies derechos de piedra.
Iglesia de Santiago








   Otros puntos de interés son la Iglesia de Santiago, construida sobre otra anterior románica, la Iglesia de San Nicolas, de estilo neoclásico.

Iglesia de San Nicolás









Ayuntamiento




Entre los edificios civiles,  el Ayuntamiento, edificio del siglo XVIII con escudo de los Austrias en su fachada y una bella arquería, y los restos del Castillo de Santa Marta.









Restos Castillo de Santa Marta
   Pancorbo tiene un gran interés paisajístico, su situación en pleno desfiladero, rodeado por imponentes crestones rocosos, ofrece vistas espectaculares que  se pueden disfrutar en la subida hacia los restos del Fuerte de Santa Engracia, fortaleza militar del siglo XVIII, desde cuyo emplazamiento se controlaba el paso del desfiladero, las tierras de la Bureba y el valle del Ebro.

  















Vista de Pancorbo




  La fortaleza fue ocupada por los franceses en la guerra de la Independencia y tomada por las tropas de O´Donnel en 1813. En 1820 fue reparada pero tres años más tarde fue devastada por los “Cien mil hijos de San Luis”. Mas tarde en 1835 los carlistas destruyeron lo poco que quedaba en pie.

Vista de Pancorbo, desde la subida hacia el Fuerte de Santa Engracia

Caballos losino






























   En este idílico entorno es posible ver pastar al caballo losino, ejemplar autóctono de la zona. 
























Música: Sinfonía en Re menor. Juan Crisóstomo de ARRIAGA