"Viaja a donde la ilusión te lleve"

ORGULLO ESPAÑOL - Museo de la Batalla de las Navas de Tolosa - Jaen


   Tal día como hoy un 16 de julio de 1212 tuvo lugar la victoria del ejercito cristiano sobre el gran ejercito de los almohades en la Batalla de las Navas de Tolosa.

   La llegada a España de un ejército de más de medio millón de almohades suponía una amenaza para los estados cristianos. Alfonso VIII solicitó una cruzada al Papa Inocencio III.

    Una vez concedida, y predicada por el arzobispo de Toledo, Don Rodrigo, Alfonso VIII  la inició, a ella se sumaron el rey de Navarra, Sancho VII el Fuerte, el rey de Aragón, Pedro II el Católico y otros príncipes españoles y extranjeros, además de tropas portuguesas y algunas órdenes militares.

   El justiciero sol del mes de julio en la meseta de Castilla hizo que los extranjeros abandonasen la cruzada, quedando únicamente las tropas cristianas españolas.

   Alcanzado el puerto de Muradal, en Sierra Morena, la empresa se tornó difícil, al encontrarse los pasos naturales tomados por los almohades, en esas circunstancias apareció el pastor Martín Halaja que indicó, a Don Diego López de Haro a cuyo mando avanzaba la vanguardia, una senda escondida, a través de la cual la hueste cristiana pasó sin dificultad, llegando hasta las inmediaciones del  asentamiento del ejército almohade.

   Sobre una gran explanada, denominada "las Navas de Tolosa" se extendía el gran ejército de los almohades, situándose en el centro de la misma la tienda de Miramamolín, jefe de los almohades, defendida por 10.000 negros encadenados, que provistos de lanzas de acero formaban una auténtica muralla.

   Los días 14 y 15 de julio fueron días de preparativos para el ejército cristiano. El día 16 de julio de 1212 se inició la batalla, entablándose una terrible lucha que duró todo el día, fue al caer la tarde cuando el rey navarro y sus tropas logran romper la barrera humana que rodeaba la tienda de Miramamolín que huyó precipitadamente, siguiéndole en desbandada los demás almohades. El ejército cristiano español logro la victoria de las Navas de Tolosa.

   Hoy por tanto es un día de celebración y de orgullo para los españoles, ya que la Batalla de las Navas de Tolosa, fue una de las más trascendentales que se riñeron entre los cristianos y los musulmanes en los cerca de ocho siglos que se disputaron el dominio de España, porque aseguró de modo definitivo la preponderancia de los cristianos y les abrió las puertas de Andalucía, cuya conquista, con excepción del Reino de Granada se efectuó en los treinta y seis años siguientes.





   Ante este episodio histórico, transcendental  y significativo para una nación, cualquier país del mundo lo recordaría con orgullo honrando con su recuerdo a aquellos que escribieron una gloriosa página en la historia de España, desgraciadamente no soplan vientos favorables para tal celebración, el orgullo nacional por las gestas de nuestros antepasados, queda eclipsado y oculto por un nauseabundo "buenismo" en el que impera lo "políticamente correcto" abocando a los españoles a sentirse acomplejados ante hechos señeros e insignes de nuestra Historia.

   En Santa Elena (Jaen) se encuentra el Museo de la Batalla de las Navas de Tolosa que merece la pena visitar, desde su mirador puede divisarse la explanada de las Navas de Tolosa donde tuvo lugar la batalla cuyo victoria hoy celebramos.

 ¡¡¡ VIVA ESPAÑA!!!