"Viaja a donde la ilusión te lleve"

PLOVDIV - Bulgaria



   Plovdiv es una de las ciudades más antiguas de Europa, con casi siete milenios de historia. Auges y decadencias jalonan su dilatada historia, que se remonta al Neolítico (6000 años a.C) cuando tienen lugar los primeros asentamientos humanos en el  poblado prehistórico descubierto en la colina Nebet Tepé, una de las siete colinas que rodean la ciudad de Plovdiv.

 




 Situada en el hermoso valle de Tracia a orillas del río Maritsa, es en la actualidad la segunda ciudad más poblada de Bulgaria.





   La ciudad fue fundada por los tracios que la rodearon de gruesas murallas de piedra para su defensa, no obstante la riqueza de la tierra fue objeto de codicia para sus poderosos vecinos, siendo conquistada por Filipo II de Macedonia en el s.IV a.C. a la que puso su nombre: Filipópolis

 





 En el año 46 d.C pasó a manos del Imperio Romano, rebautizada con el nombre de Trimontium, por su singular ubicación en tres colinas o montes. Fue una época de esplendor para la ciudad, declarada metrópolis de la provincia de Mesia, se construyeron imponentes edificios públicos.

  










 Tras la caída del Imperio Romano Trimontium pasó a ser ciudad fronteriza del Imperio Bizantino. En el s.IX en virtud de un tratado de paz entre Bizancio y Bulgaria, la ciudad se incorporó al territorio del Estado búlgaro bajo el nombre de Paldin.



 En el s.XIV los turcos otomanos invadieron la península Balcánica, conquistando la ciudad a la que denominaron Filibé. El nombre de Plovdiv aparece por primera vez en el s.XV.

   Los cinco siglos de dominación otomana terminaron tras la Guerra Ruso-Turca de 1877-1878 que supuso la liberación de Bulgaria.

   En 1945, tras la II Guerra Mundial Bulgaria pasó a formar parte del bloque del Este, hasta los cambios políticos de 1989.

  










 Plovdiv conserva las huellas de cada una de esas etapas que han ido modelando la ciudad actual, monumentos antiguos, conjuntos arquitectónicos de épocas remotas, iglesias de gran valor histórico, vestigios todos ellos que han hecho de Plovdiv una ciudad única y singular a lo largo de su milenaria historia.

   Destacar por orden cronológico el Tesoro tracio de Oro del s.IV – III a.C  que se expone en el Museo Arqueológico.

   El Teatro Antiguo construido a comienzos del s.II es uno de los edificios públicos más representativos e importantes de Trimontium. Edificado en mármol, según los cánones de la arquitectura romana, tenía un aforo para 5000 espectadores. Frisos, cornisas y estatuas evocan la suntuosa decoración del escenario. Del Anfiteatro se conservan 20 filas separadas en forma radial por pasillos.

  























 El Estadio Antiguo, construido a finales del s.II, con un aforo de 30000 localidades, se encuentra por debajo de la plaza Dzhumayá y la calle principal de Plovdiv, se conserva el costado norte al que se puede acceder.

 




 Del periodo Otomano se conservan mezquitas y baños turcos.
















  
 Numerosas iglesias renacentistas de culto ortodoxo oriental se diseminan por el casco antiguo de Plovdiv. Espléndidos iconostasios primorosamente tallados, unos en piedra como el de la Iglesia de San Demetrio, otros en madera, en la Iglesia de San Constantino y Sta. Elena, vistosos iconos, paredes profusamente decoradas, que invitan a la contemplación, a la vez que brindan tregua y respiro al visitante.











































   El casco antiguo de Plovdiv tiene un encanto  peculiar,  las elegantes y vistosas mansiones construidas en los s.XVIII y XIX, por la incipiente burguesía de comerciantes y empresarios búlgaros conforman un conjunto arquitectónico de sorprendentes colores, con fachadas salientes ricamente decoradas.

  





 El conjunto presenta el aspecto distintivo de la arquitectura renacentista de Plovdiv, donde se armoniza la opulencia y suntuosidad de las mansiones con la sobriedad de las estrechas y escabrosas callejuelas de piedras.




  Actualmente estas mansiones están consideradas monumentos de la cultura, su restauración ha sido premiada con una medalla de prestigio por el ICOMOS, institución de la UNESCO, por conservar y divulgar el patrimonio histórico.












   Plovdiv ha sido nombrada Capital Europea de la Cultura para el 2019