"Viaja a donde la ilusión te lleve"

MINA DE SAL DE WIELICZKA - Polonia


   En Wieliczka, a pocos kilómetros de Cracovia, se encuentra una de las minas de sal más importantes de Polonia.

 
Galeria



 Su historia se remonta al Mioceno, hace 13 millones de años, cuando tiene lugar la formación de los sedimentos de sal que más tarde darían lugar al depósito de Wieliczka.


Rey Casimiro el Grande
  


     El documento más antiguo, en referencia
a la explotación de la mina, data del siglo XII, en el cual se enumera y confirma los privilegios otorgados al Monasterio Benedictino para el uso gratuito de las salinas Magnum de Wieliczka. Por entonces comienza el uso de los cuencos de evaporación para obtener la sal.




   En el siglo XIII  tiene lugar el descubrimiento de sal gema en Wieliczka y comienza la construcción de los primeros pozos.
 


     En 1368, el rey Casimiro el Grande ratifica el “Estatuto de las Salinas de Cracovia”, recopilación de las leyes mineras tradicionales.
Santa Kinga














Recreación vida en la mina
   Hoy día la Mina de Sal de Wieliczka constituye un atractivo turístico sin parangón. Tras bajar innumerables peldaños se llega a una profundidad de 135 metros para sumergirse en un laberinto de galerías excavadas en la piedra de la sal.








  

    En el intrincado recorrido por el interior de la Mina de Sal se descubre que el lugar es fascinante.



Entramados de madera


   




     Naturaleza e ingenio humano, en unísona armonía, exhiben su magnífica obra. Un escenario sorprendente fruto del arduo y laborioso trabajo de numerosas generaciones de mineros, que han ido dejando su huella, a lo largo de los siglos, sobre los bloques de sal.


Entramados de madera











Lago de Salmuera
Nicolás Copérnico (500 años de su nacimiento)
Lago de Salmuera





    





      


Capilla de Santa Kinga
   Fantásticos lagos subterráneos de salmuera, oquedades abismales, sorprendentes cámaras excavadas en sal, recónditas y entrañables capillas embellecidas con excepcionales tallas de sal esculpidas por los mismos mineros,  lámparas con cristales de sal,  imponentes construcciones de madera, contorsionadas escaleras, recreaciones por doquier de cómo transcurría la vida en la mina, prodigiosas maravillas, todas ellas, que conforman un conjunto asombroso y excepcional.

   
Última Cena (Capilla de Santa Kinga)

  



Capilla de Santa Kinga
  Destacar la capilla de Santa Kinga, princesa húngara, esposa del rey Boleslao V de Polonia, y que según la leyenda trajo consigo la sal a Polonia. La amplia capilla está embellecida con numerosas esculturas y bajorrelieves tallados en sal, como la copia de la Última Cena de Leonardo da Vinci, la estatua de sal del Papa Juan Pablo II, además de las lámparas con cristales de sal que iluminan la capilla.


Capilla de la Santa Cruz





   La Capilla de la Santa Cruz construida a mediados del siglo XIX.





   La Capilla de San Juan, en cuyo interior se encuentra un Cristo Crucificado del siglo XVIII.

  



Capilla de San Juan
    Actualmente a la Mina de Sal de Wieliczka es un centro cultural  excepcional. En su interior, un  escenario único e inigualable, se organizan numerosos eventos, funciones de teatro, exposiciones, conciertos de música, siendo ya un clásico, el concierto de Año Nuevo.












Lámpara de Cristales de Sal
   La Mina de Sal de Wieliczka, patrimonio cultural de Polonia, fue inscrita en el Registro Nacional de Monumentos Históricos de Polonia en 1976, e incluida en la Lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad de la UNESCO en 1978.